domingo, 29 de noviembre de 2015

La Profecía del Fin (Segunda Parte)

1.DOMINGO DE ADVIENTO
1er. Diumenge d'Advent

LECTURAS:
Zacarías 14: 4-9
Salmo 50: 1-6
1 Tes 3: 9-13
EVANGELIO:  San Lucas 21: 25-38

La Profecía del Fin (Parte 2)


Resulta difícil "orientarse" en medio de todas las imágenes, a través de las cuales se nos trata de hacer comprensible lo que pueda significar el Final de los Tiempos.

En la Biblia (especialmente en lo relativo al Antiguo Testamento) es literatura judía, destinada a lectores judíos, no predomina el lenguaje conceptual que, hasta hace poco, caracterizaba la forma de pensar de Occidente, tan influida por la Antigüedad Clásica.

Los escritores sagrados (hagiógrafos) empleaban un lenguaje icónico que, sin duda, conseguía impresionar las conciencias, pero que a nosotros nos suscita -muy rápidamente- preguntas moduladas por el racionalismo ambiental: ¿CUÁNDO? ¿DÓNDE? ¿CÓMO? (etc) que no tienen una fácil contestación precisamente.

En la anterior meditación sobre este tema planteábamos algunas dificultades:

- alusión de los textos, bien a "finales" parciales (como el de la Nación Judía en el siglo I) o bien al Fin en sentido estricto.
- posible aplicación de los textos, bien a Israel, bien a la Iglesia, o bien a ambos.
- posible cumplimiento de las profecías en sentido literal, en sentido alegórico, o en ambos.

Lo mismo podríamos decir en cuanto a las alusiones a la "restauración" o la "victoria" del Pueblo Elegido....

En cualquier caso, debemos tratar de hallar un sentido general, que pueda guiar nuestros pasos, sentido que es accesible más por iluminación espiritual que por una exégesis basada en el método histórico-crítico.

Así, en la primera lectura, las imágenes del FUEGO y de la TEMPESTAD (....) podemos interpretarlas en el sentido de que el Fin supondrá la superación de los falsos valores y de las falsas seguridades terrenales, en fin: una auténtica conmoción, seguramente no tanto física sino psíquica y, en último término, espiritual.

Es también importante la imagen relativa al derramamiento del Espíritu (ver. 8) y la referencia al Monte de los Olivos (ver. 4) los cuales podemos poner en directa relación con el ministerio de Jesús que es, en sí, un ministerio "apocalíptico" que pone en marcha el Juicio de Dios, el cual se despliega a lo largo de la Historia, hasta la consumación de ésta.

En la segunda lectura debemos fijar nuestra atención en el ruego del apóstol: "que Él afirme vuestros corazones, que os haga irreprochables en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos".

Nuestros corazones, fácilmente volubles, necesitan ser domados y "redireccionados" hacia las cosas (los afectos) celestiales. El pensamiento del pronto regreso de Jesucristo es, tal vez, el mejor medio para evitar distracciones y trabajar esforzadamente en la santificación de toda nuestra vida (obviamente con la Gracia de Dios).

Finalmente, el pasaje más interesante del Evangelio y que, ciertamente, nos ilustra mucho más que la mayoría de imágenes que hemos considerado, es el versículo 35: "porque como un lazo vendrá sobre todos los que habitan la faz de la Tierra". Es una descripción bastante transparente del acceso de toda la Humanidad a un superior nivel de , conciencia en el que el engaño, la mentira, etc, serán simplemente imposibles.

Los efectos de ese cambio sobre el medio natural y, por supuesto, el social ... serán tan enormes que tendrá pleno sentido la expresión de Apocalipsis 21:1
"Vi un cielo nuevo y una tierra nueva".
Amen

"Ven Señor Jesús"
Maranatha


Elaborado por José Luis Mira Conca



lunes, 23 de noviembre de 2015

El Reinado de Jesús

34.DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
LECTURAS:
Daniel 7: 9-14
Salmo 93
Apocalipsis 1: 1-8
EVANGELIO:  San Juan18: 33-37

El Reinado de Jesús: Características Generales


Los Credos Católicos enfatizan que "Cristo volverá y su Reino no tendrá fin". Por lo tanto, todos los cristianos que nos vinculamos a la Fe Católica, aguardamos el regreso de Cristo, evento que significará- al mismo tiempo- la culminación de la Historia y la entrada de la Humanidad y de todo el Orden Natural en una dimensión de eternidad, sobre cuyos detalles apenas podemos especular.

Entre uno y otro "acontecimiento" esperamos el Juicio Final, día de Ira para unos y de Restauración y Perdón para otros ... Ni el llamado "Milenio", ni el "Rapto" tienen cabida en esta proyección escatológica, compartida por las Iglesias Históricas (Católica-Romana, Ortodoxa y Reformada).

Pero más que especular sobre las características del Reino ya consumado, nos interesa recapitular lo que Jesús nos enseñó con su vida y lo que la Iglesia, o Iglesias, han podido esbozar (en positivo) acerca del Reinado de Dios. Lo primero que llama nuestra atención es la reticencia de Jesús a ser reconocido como "Rey". Ello enlaza con una visión negativa de la realeza humana, profundamente arraigada en el Pueblo de Israel.

Sólo Dios merece, en realidad, el título de Rey y el supremo Honor y Majestad, que le acompañan.
Jesús prefiere identificarse con el ser humano en su debilidad y bajeza, también en su universalidad..., y de ahí que reivindique para sí el título de "Hijo del Hombre".

La segunda característica sobre la que debemos reparar es su afirmación: "Mi Reino no es de este Mundo". En ella hallamos, implícitas, dos cosas: que Jesús se reconoce a sí mismo como Rey (un rey que - como hemos dicho antes- no reivindica derechos reales) y que su Reinado no se ejerce a través de medios humanos: no domina con ejércitos ni con dinero. Su dominio se ejerce sobre las conciencias, que siempre gravitan hacia la Verdad, como reflejo de la naturaleza divina en nosotros.

En cuanto al testimonio dado por las Iglesias Cristianas acerca del Reino de Dios, hemos de ser -desgraciadamente- bastante escépticos. En demasiadas ocasiones, las Iglesias han preferido usar medios demasiado humanos para "controlar" las conciencias de los fieles. No les ha bastado el testimonio interno de la Verdad y no ha pivotado sobre la Espiritualidad y el Servicio que son -en realidad- su único Patrimonio.


Elaborado por José Luis Mira Conca


lunes, 16 de noviembre de 2015

La Profecía del Fin (Primera Parte)

32. DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO
32. DIUMENGE DEL TEMPS ORDINARI 
LECTURAS
Daniel 12: 1-4a (5-13)
Salmo 16
Hebreos 10: 31-39
EVANGELIO:  San Marcos 13: 14-23

La Profecía del Fin (Parte 1)


Representación de la visión profética basada en el Libro de Apocalipsis
Cuando llegamos al final del Año Litúrgico, las lecturas nos hablan del Final de los Tiempos: de la Segunda Venida de Jesús (Yeshua) y del Juicio Final.

Es éste un tema favorable a muchas interpretaciones, lo cual es comprensible dada la complejidad de los textos, llenos de imágenes y de símbolos, propios del llamado "lenguaje profético".

Pero tan absurdo sería tomarlo todo al pie de la letra como considerar dicha profecía (o profecías) como una novela de ciencia ficción cuyas predicciones nunca se van a cumplir, porque son simples metáforas y no hay nada "sustantivo" bajo ellas.

En cualquier caso, las señales precursoras del Fin se multiplican en nuestros días. Siempre serán insuficientes para aquellos que "no quieran entender", pero suficientes y más que suficientes para "los entendidos" (Daniel 12: 10b).

Hay dos elementos que aportan una especial complejidad a este tema. El primero es que en la Profecía, van unidas -a veces de manera inextricable- referencias próximas a la época de Jesús (cumplidas en el contexto de la sublevación contra los romanos y la consiguiente profanación y destrucción del Templo de Jerusalén) y referencias que apuntan a la Segunda Venida de Jesús y el Fin de los Tiempos propiamente dicho.

El segundo elemento a tener en cuenta es la dificultad en relacionar determinadas predicciones, bien con el devenir del Pueblo Judío (o el conjunto de Israel, en terminología bíblica) o bien con el devenir de la Iglesia Cristiana.

Todavía puede complicar un poco más las cosas, el hecho de que el cumplimiento de las profecías puede realizarse en forma analógica o simbólica (véase por ejemplo la alusión de Jesús a Juan el Bautista como el profeta Elías que había de regresar en Mateo 11: 13-14, corregida o matizada en Lucas 1: 13-17).

En cualquier caso, debemos insistir en que, cada día que pasa, el cumplimiento de la Profecía se aproxima y debemos tomar muy en serio nuestra santificación, poniendo nuestra mirada en la grandiosa recompensa que espera a los que se mantengan fieles a Jesús, en medio de la adversidad e incluso de la persecución abierta.

OREMOS por una mejor comprensión de las Sagradas Escrituras, lograda a través de su estudio y de la iluminación procedente del Espíritu Santo.


Elaborado por José Luis Mira Conca



domingo, 8 de noviembre de 2015

La generosidad: Impronta Divina

32.DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO 
32. DIUMENGE DEL TEMPS ORDINARI 


LECTURAS
1 Reyes 17: 8-16
Salmo 146
Hebreos 9: 24-28
EVANGELIO:  San Marcos 12: 38-44

Nos cuesta mucho creer que Dios bendice la generosidad, que aquello que le ofrendamos será multiplicado ... A algunos les cuesta dar su dinero, a otros su tiempo. Nos atormentamos pensando sólo en nuestros propios recursos, cuando es en la Providencia Divina donde deberíamos poner siempre el énfasis.




Por otra parte, Dios no nos pide una generosidad abstracta: hemos de ser generosos con las personas concretas que pone en nuestro camino, siendo la principal muestra de generosidad el aceptarlas tal y como son. Esto supone, muchas veces, un gran esfuerzo porque nos gustaría cambiarlas, hacerlas más parecidas o compatibles con nosotros. Pero el reto está en valorar lo que son y en tratar de ayudar, muchas veces desde  nuestra propia insignificancia (Evangelio).

Por supuesto, la generosidad también consiste en que sepamos disculpar y pasar por alto sus imperfecciones, de la misma manera que Cristo se entregó para que Dios pudiera "pasar por alto" nuestra terrible culpabilidad, brindándonos una reconciliación gratuita, que se traduce en "amistad" sincera.

Si Dios ya no se comporta con nosotros como juez severo e insobornable, también nosotros debemos ir corrigiendo nuestra tendencia a juzgar y a condenar a los demás, cada vez que no piensan, hablan o actúan como a nosotros nos gustaría.

No nos olvidemos, por otra parte, de ser generosos con Dios, ofreciéndole cada domingo el Culto debido y manteniendo encendida, mediante la oración y la práctica de los sacramentos, la llama divina de su Amor.

Finalmente: no olvidemos a esa categoría de personas a las que Dios mira con especial afecto: las viudas, los huérfanos ..., en general todos aquellos que dependen de los demás -y a veces concretamente de nosotros- para poder sobrevivir. Sin duda, la recompensa de Dios será espléndida.

Conmemoración de San Andrés (10 Nov)
"Dios todopoderoso, que diste a tu apóstol Andrés una gracia tal que prestamente obedeció la llamada de tu Hijo Jesucristo y trajo a su hermano con él. Concédenos la gracia suficiente para seguir a Jesús sin demora y traer a su bondadosa presencia a aquellos a quienes amamos. Amén"

Elaborado por José Luis Mira Conca



viernes, 6 de noviembre de 2015

Cristo en Ti

"Cristo en Ti" es  una poesía que queremos publicar porque refleja el sentir cristiano que podemos proyectar a quienes nos rodean. La poesía fue leída en nuestra Iglesia en acto especial por Ana Madurga Barrio, quien la ha recopilado y cuyo autor es anónimo.

Cristo en ti

No es la frase preciosa que pronuncias,
en el testimonio que tu fe revela,
es que inconscientemente tu persona,
trasciende a Cristo sin que tú lo sepas.

¿Es tal vez tu beatífica sonrisa,
o es el halo de paz que te rodea?
Yo he visto a Cristo en ti cuando reías
y en la sombra sutil de tu tristeza.

No es la verdad que impartes convencido
y a mi me perfila entre la niebla,
sino que en todo, siempre va contigo
la noble sensación de su presencia.

Cristo me mira por tus propios ojos
tu corazón el suyo me presenta,
hasta que se me borra tu persona
y la de Cristo cristaliza en ella.

Autor inglés anónimo
Recopilada por Ana Madurga Barrio

Si estás interesado en recibir la poesía impresa en cartulina pergamino, envíanos un mensaje a nuestro buzón iglesiaepiscopal.alicante@gmail.com indicándonos nombre y dirección completa para enviártela por correo convencional sin costo alguno.




domingo, 1 de noviembre de 2015

Homenaje a Gwen Hamilton-Warner

Homenaje a Gwen Hamilton-Warner

El 1º de Noviembre recordamos el Día de Todos los Santos. En nuestro Culto de Oración mencionamos a las personas que han fallecido este año y en el año pasado.

José Luis Mira Conca elaboró una presentación con motivo de hacer un Homenaje a Gwen Hamilton-Warner, quien durmiera en el Señor en Septiembre 2015.

A continuación el vídeo de la presentación:


video


Queremos ofrecerte una opción de descarga del vídeo desde Google Drive:
Homenaje a Gwen Hamilton-Warner -> Descargar el archivo
Formato del vídeo: .wmv
Tamaño del fichero: 41.1MB
Tiempo: 3m41s
Esto mejorará la resolución de las imágenes al ver el vídeo a pantalla completa en tu ordenador.